© 2015 Quesada Quiropráctic 

CARLOS QUESADA, Quiropráctico 

Con 14 años me vi aquejado de unos fuertes ahogos matinales que me dejaron con mala respiración por mucho tiempo. Fueron diagnosticados como asma durante dos años y después como alergia. Circulé por varias consultas médicas sin claros resultados. Me acostumbré a ello.

 

Pasaron los años y un día un amigo me recomendó visitar a un Quiropráctico. Nunca había oído hablar sobre Quiropráctica, pero decidí probar. Después de 5 sesiones, no sólo respiraba como ya no recordaba que podía hacerlo, sino que entendí claramente que mis hábitos estaban relacionados con mi problema respiratorio.

 

A partir de aquí, todo fueron descubrimientos: sobre mi postura, que no era adecuada, sobre mi alimentación, que no ayudaba, sobre mis emociones, que solía ignorar o manejar mal, y en especial sobre mi cuerpo, del que comprendí llevaba mucho tiempo sin funcionar a pleno rendimiento. Todas estas cosas no las descubrí leyendo o pensando sobre ello. Las descubrí directamente, sintiendo más y mejor mi propio cuerpo.

 

Este es para mí el regalo de la Quiropráctica: te conecta a la Inteligencia de tu Cuerpo. Un regalo que me ha llevado a realizar su carrera de 5 años, convertirme yo mismo en Quiropráctico, y ofrecerlo al máximo de personas posible con pasión y respeto.  

 

 

Conoce nuestra consulta